La Adversidad en el Café

Hace unos días,  después de haber comprado unos vuelos baratos que encontré en línea, me encontré con un amigo mío dedicado a la evaluación de productividad en empresas y en la estimulación del mismo. La razón por la que lo vi  se debe a que hemos tenido un año muy malo en la empresa y queremos ver que es lo que esta sucediendo ya que nunca nos habíamos encontrado con un déficit de este tipo en nuestras líneas.

Mi amigo  hizo un estudio numérico comparativo muy profundo con los resultados en años anteriores y tomo nota de todos los hábitos financieros  y de todo tipo que se ejercían para comparar que es lo que habría sucedido en este año cuando la empresa ha tomado un muy mal giro.

La razón que me dio, al principio no me convenció del todo hasta que finalmente entendí la razón y el porque de todo lo que me hizo reflexionar en que tan poco miramos a los factores que nos rodean aunque estos sean los más visibles de todos, esto es en gran medida debido a que nuestra conocimiento general de causa y efecto es muy malo y deficiente, aunque por supuesto existen aquellos quienes tienen muy desarrollado estos conocimientos : son estas personas las que arreglan los problemas y las personas de las cuales te quieres rodear.

Resulta ser que lo que había sucedido, es decir la raíz del problema, se encontraba en el hecho que habíamos hecho gratis las maquinas de café que se encuentran posicionadas en pares en cada piso.

La razón por la cual las hicimos gratis se debe a que notamos el hecho que la mayor parte de nuestros empleados eran amplios consumidores de café y que mucho de sus ingresos se iba destinado a este fin algo que era muy malo para ellos, algo de lo que parecían no darse cuenta. Sin embargo, las respuestas de muchos al preguntarles sobre el porque gastan tanto en café era muy sencilla: no aguantamos el día sin café.

Al ver esto, calculamos que si invertíamos en maquinas de café que estuvieran disponibles para nuestros trabajadores todos los días a todas horas, subiría su productividad de una manera substancial y ahora nos enteramos de que esto es la razón primordial por la cual nuestra productividad ha bajado de manera brutal.

En efecto, al hacer el cálculo, la reducción de productividad era equivalente al tiempo cuando las maquinas fueron instaladas con un margen de dos meses de diferencia, tiempo el cual es necesario para que los efectos negativos del café, cuando se consume en exceso, sean visibles.

El sobreconsumo del café puede llegar a producir efectos adversos muy fuertes que pueden afectar seriamente a la productividad de los empleados ya que este sobreconsumo produce una combinación letal de insomnio; deshidratación y fatiga adrenal que a su debido tiempo termina por hundir al trabajador en su propio estimulante.