El San Juan

El día de ayer, me levante por la mañana de la misma manera que lo hago todos los lunes, portando el mismo cansancio y deseo de dormir por dos días más, algo que creo que es una condición normal para muchas personas durante los lunes ya que la rutina vuelve a la realidad y el cuerpo naturalmente lo reciente. Cuando esto sucede, verdaderamente me es muy difícil no solo levantarme sino mantener los ojos abiertos mismos que se cierran involuntariamente como cortinas de teatro entre escenas, una condición que me es muy difícil de manejar.

El asunto aquí es que nunca puedo poner la alarma ya que mi esposa se levanta y nunca, como es normal, esta dispuesta a levantarse a las 5 A.M, siendo esta la hora en la que yo me despierto, un horario que mi cuerpo a adoptado ya pese a las dificultades que esto representa. Esta mañana, al levantarme, baje por mi café como es mi rutina y subí para vestirme para lo que mi esposa me pregunto sobre que era exactamente lo que hacia ya que era puente. Algo que se me olvido por completo.

  Al entérame de esto, con mucho gusto intente dormir, pero me fue imposible ya que había ya dado algunos traguitos a mi café ultra cargado lo que le había dicho a mi cuerpo que era tiempo de despertarse y por lo que ya no pude dormir. Al ser este caso entre a mi estudio y encendí mi computadora para ver las noticias del mundo.  Dentro de los eventos que me llamaron la atención se encontraba el reporte del submarino Argentino perdido desde lo que parece se hace tres días, una situación verdaderamente lamentable para las familias de los marineros.

El submarino se encontraba regresando del el extremo sur de Argentina regresando a su base del rio de la plata cuando dejo de responder en las frecuencias de radio y hasta ahora simplemente no les encuentran. El submarino San Juan en uno de clase TR-1700 fabricado por los alemanes durante la década de los ochenta y fue reparado en 2007 como parte de los reparos regulares estipulados en el código de la marina argentina. El problema, es que debido a que data de la fecha que ya mencionamos, significa que es un submarino de diesel y no propulsado por poder nuclear lo que le hace ser mucho más vulnerable a los dictámenes de Neptuno.

Aunque vivamos en el siglo 21,  aún existen supersticiones en algunas ramas de la vida, particularmente en los marineros quienes son conocidos por ser de la clase más supersticiosa que hay, debido en gran medida a que el mar es un gigantesco misterio que salpica con superstición a cualquiera que lo haga parte de el. Una superstición entre los marineros desde siempre es que una mujer abordo trae mala suerte. Lo interesante es que el submarino argentino San Juan tenía dentro de su tripulación, por primera vez, una mujer llamada Eliana Karwczyk.

En estos momentos aviones de la Armada norteamericana; británica y chilena están conduciendo vuelos por la ruta de extravió para intentar encontrarles.